De tal cepa, tal vino. Dicho popular del área mediterránea

En Can Bas, los vinos que elaboramos son honestos y genuinos. En realidad, son los verdaderos testigos de aquello que ha ocurrido en nuestra casa a lo largo de cuatro estaciones.

En Can Bas, no nos interesa repetir un vino un año tras otro, ni intervenir sobre él para conseguir una copia exacta. Cada botella que sale de nuestra bodega refleja la tipicidad del dominio así como las condiciones climáticas y ambientales de la cosecha.

En Can Bas trabajamos un día y otro para a obtener vinos que, por encima de todo, sean la expresión de los racimos crecidos en nuestras viñas y del espíritu que les hemos infundido.

Vinos de finca

Vinos de finca

Se entiende por vino de finca, dentro de una denominación de origen, el producido en un entorno determinado, de una extensión inferior a la del término municipal, con características propias, cuyo nombre está notoriamente ligado a las viñas de las cuales se obtienen vinos con características cualitativas especiales. La delimitación de la finca debe obtener el informe previo del consejo regulador correspondiente.

Generalitat de Catalunya. LEY 5/2002, de 27 de Junio, de ordenación vitivinícola.

El enólogo

El enólogo

El vino es una sustancia viva, en constante evolución…
Sólo nos pide cuidado, vigilancia y acompañamiento.

En Can Bas sabemos que el vino se gesta en la viña y es el enólogo quien decide cómo hay que trabajarla en función de las características de cada parcela, las condiciones medioambientales, las necesidades de cada variedad de uva y las casuísticas de cada cosecha.

enoleg-petit

En Can Bas creemos que la labor del enólogo en la bodega tiene que ser muy poco intervencionista. Es decir, debe limitarse a acompañar la uva durante la vendimia y proporcionar en cada momento las condiciones necesarias para que levaduras y bacterias puedan transformar el mosto en vino. En consecuencia, el uso de productos enológicos en nuestra la bodega es mínimo.

En Can Bas, las operaciones que el enólogo realiza sobre los vinos obedecen a criterios de delicadeza y de respeto por el producto final. Y es que nuestro objetivo es que los vinos de Can Bas expresen las cualidades del terruño, la personalidad del dominio vinícola.

La bodega

La bodega

... i dins la sala ombradissa
l'encís els tenia tots presos. Homer, L'Odissea, cap XIII, segle VIII aC

En Can Bas, no hay espacio más pulcro, moderno y que nos pida más inversión que el de la bodega. Para nosotros la bodega es sagrada.

En Can Bas, las puertas de la bodega se abren cuando el otoño se acerca. La uva vendimiada llega sana y salva en cajas pequeñas para evitar las roturas que estropearían los racimos. A plena luz del día, las manos diestras de los operarios seleccionan los granos, uno a uno, sobre la mesa de selección. Si tenemos que elaborar un vino blanco, la uva se prensa con presteza y el mosto resultante se conduce a las tinas o a las botas de fermentación. Si se trata de un tinto, la uva sólo se pisa y, una vez ha fermentado, es sometida a un prensado suave.

celler-petit

En Can Bas, nos interesa que todas las cualidades frutales y aromáticas del mosto pasen al vino. Tras la vendimia, la oscuridad, el silencio y el sosiego reinan de nuevo en la bodega. El vino pide reposo y condiciones idóneas para evolucionar, sea dentro de las tinas de acero inoxidable, sea en el interior de las botas de roble francés.

En Can Bas estamos al servicio del vino. Por este motivo, las crianzas no obedecen a criterios administrativos ni tienen una fecha fijada. Es la cata y la experiencia, el justo equilibrio entre fruta y madera, lo que determina el momento de embotellar los vinos.

En Can Bas sabemos que el proceso del vino no acaba una vez metido en botella. Por ello destinamos recursos y un espacio muy especial de la bodega a la crianza del vino en botella. Así es cómo nos exigimos legarlo en mesa con todo su esplendor.